Nuevas recetas

Entrevista a exalumnos: Frederico Guerreiro

Entrevista a exalumnos: Frederico Guerreiro


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Por Carly DeFilippo

Decir que el ex alumno de ICE Frederico Guerreiro tiene un éxito inusual para su edad es quedarse corto. Proveniente de Portugal, ha recorrido todo el mundo, trabajando en España, Londres, Hong Kong y Tokio, sobre todo para el chef Seiji Yamamoto en Nihonryori RyuGin, uno de los "50 mejores restaurantes del mundo". Hoy, sus viajes lo han llevado al punto de partida, compitiendo como concursante en la versión portuguesa del exitoso programa. El mejor chef y actualmente trabajando como el Chef de Cocina en el Restaurante Pedro e o Lobo de Lisboa. Nos reunimos con el Chef Guerreiro esta primavera para hablar sobre su tiempo en ICE, su trayectoria desde que se graduó y sus planes para el futuro.

¿Qué estaba haciendo antes de inscribirse en ICE?

Inicialmente, estaba estudiando psicología, pero rápidamente me di cuenta de que quería trabajar tanto con las manos como con el intelecto. Antes de inscribirme en ICE, trabajé en la industria de restaurantes durante bastante tiempo. Mi experiencia fue completa, pero principalmente arraigada en el front-of-house, donde trabajé como mesero, camarero, sommelier, gerente de piso y anfitrión. Si bien me encantó cada minuto, siempre sentí mucha curiosidad por lo que sucedía en la cocina, ¡así que decidí hacer un movimiento e inscribirme en ICE!


Una tienda de productos lácteos con sede en Rhode Island obtiene leche de granjas locales y gana premios internacionales

Cortesía de Narragansett Creamery

Los Federicos, fundadores de Narragansett Creamery, se enorgullecen de producir productos lácteos locales, como yogur, queso y pastas para untar.

"Es un trabajo de amor", dijo Mark Federico, quien, junto con su esposa Pattie, es dueño de Narragansett Creamery. Para Federico, la comida es cosa de la familia. A fines de la década de 1940, sus abuelos abrieron uno de los primeros supermercados en Connecticut, y sus padres luego abrieron su propio mercado de productos agrícolas.

“Me gustaría decir que ahí es donde obtuve mi conexión con los agricultores y las raíces, porque tratamos directamente con los agricultores locales. Era una gran cantidad de alimentos locales, y mi conexión con los agricultores comenzó allí ”, dijo. Esta filosofía se ha mantenido con Federico, ya que Narragansett Creamery compra su leche de 20 a 30 pequeñas granjas familiares en Rhode Island, Connecticut y Massachusetts.

Federico trabajó como contador público certificado en su propia práctica durante varios años antes de hacer el cambio radical de carrera. "No sé si lo llamaría una crisis de la mediana edad", dijo riendo. “Podría haberme divorciado y haberme comprado un deportivo rojo, pero no lo hice. Decidí hacer queso ".

Naragansett Creamery se estableció en 2007, y la compañía comenzó a ganar premios casi de inmediato, incluida la Medalla de Oro de EE. UU. Por su queso feta en 2007 y el primer lugar en una competencia mundial por su "ricotta renacentista" en 2008. Federico se sentó con The Herald para discutir El incipiente talento gastronómico de Providence y cocinar desde cero en esta última entrega de "At the Table".

Heraldo: ¿Cuál es tu primer recuerdo en la cocina?

Federico: Bueno, puede que no sea exactamente en la cocina, pero mis primeros recuerdos de la comida y la preparación de la comida serían enlatar tomates, enlatar frutas frescas y hacer vino. También crecí con mis padres y un tío cercano que disfrutaba cocinar como pasatiempo, por lo que con la tienda de mi papá dos puertas más abajo, él compraba verduras frescas y preparaba el almuerzo todos los días. Veríamos qué productos traía el agricultor y qué se veía bien, y eso era lo que cocinaríamos para el día.

¿Cuál fue tu comida o comida para ir a la universidad?

Pizza. Fui a la escuela en New Haven, Connecticut, y teníamos algunas pizzerías famosas: Pepe's, Sally's, Modern. Esa era la comida a la que acudir, la cita a la que acudir.

¿Qué es lo que más te gusta cocinar y por qué?

Lo que más me gusta cocinar es una salsa Amatriciana hecha con panceta, cebollas, tomates frescos, aceite de oliva, ajo y toda la pasta. Me encanta usar Daniele Pancetta; Daniele es otro fabricante local aquí mismo.

¿Cuál es tu comida espiritual?

Esto es de inmediato, pero es una sopa abundante que me gusta: una sopa de escarola y frijoles. Me siento bien comiendo las verduras y las verduras.

¿Qué hace de Providence una buena ciudad gastronómica?

Federico: Tenemos la suerte de tener tal talento creativo en esta ciudad entre Brown, RISD y Johnson and Wales University. Hay entusiasmo en torno a la comida y conciencia en torno a la comida.

Pattie: Hay tantos chefs con múltiples talentos que son tan creativos y muy dedicados al uso de productos locales: queso local, carnes locales, verduras locales.

Federico: Creo que también es un consumidor educado que se da cuenta de que lo que comemos es importante. Y la gente se está dando cuenta de lo que le hacen los conservantes a su cuerpo. La gente busca comida más pura. Hay un aprecio por ello, y eso se combina con el talento creativo que está aquí, y funciona.

¿Cómo describiría su filosofía alimentaria?

Comida simple y real. Fuimos afortunados, tanto la familia de Pattie como la mía; crecimos con esa filosofía. Nuestros padres y abuelos hicieron de todo, desde pasta hasta pastel, desde cero. Si queríamos comer pasta esa noche, era, "Aquí está la masa, la harina y el huevo en el medio, haz un poco de pasta". No alimentos en caja. Nos alegra ver que hoy se aprecia eso. No se trata de la conveniencia. Puedo tomar una verdura fresca y cocinarla más rápido de lo que puedes sacar algo de una lata o descongelar.

¿Cómo encaja la comida en una conversación más amplia sobre cultura?

Desde nuestros orígenes, la comida siempre fue la pieza central del día, fue una oportunidad para sentarse. Una comida no se trataba solo de comida, se trataba de comunicación. Cenamos todos los días en nuestra casa con nuestros cinco hijos. Era solo una parte del día, no solo era un momento para comer, sino también un momento para comunicarse.

¿Cuál es tu bocadillo de medianoche favorito?

Federico: Almendras cubiertas de chocolate negro. No soy una persona de dulces y caramelos, pero el chocolate negro, sí. Solo un par al final del día es perfecto.

Esta entrevista ha sido editada para mayor claridad y extensión.

Receta: Asar Queso y Pollo

Pechugas de pollo deshuesadas, cortadas en cubos

Queso para asar a la parrilla Narragansett Creamery, cortado en cubos

Mezcle la salsa de soja, la miel y el vinagre balsámico en un tazón o sartén pequeño y caliente hasta que la miel se derrita. Pase el pollo y el queso para asar en brochetas y rocíe con la salsa. Ase a la parrilla o ase hasta que el pollo esté listo, rociándolo después de voltear las brochetas.

El resumen de una versión anterior de este artículo se refería incorrectamente a Narragansett Creamery como una operación con sede en Connecticut. De hecho, tiene su sede en Rhode Island. El Heraldo lamenta el error.


Una tienda de productos lácteos con sede en Rhode Island obtiene leche de granjas locales y gana premios internacionales

Cortesía de Narragansett Creamery

Los Federicos, fundadores de Narragansett Creamery, se enorgullecen de producir productos lácteos locales, como yogur, queso y pastas para untar.

"Es un trabajo de amor", dijo Mark Federico, quien, junto con su esposa Pattie, es dueño de Narragansett Creamery. Para Federico, la comida es cosa de la familia. A fines de la década de 1940, sus abuelos abrieron uno de los primeros supermercados en Connecticut y sus padres luego abrieron su propio mercado de productos agrícolas.

“Me gustaría decir que ahí es donde obtuve mi conexión con los agricultores y las raíces, porque tratamos directamente con los agricultores locales. Era una gran cantidad de alimentos locales, y mi conexión con los agricultores comenzó allí ”, dijo. Esta filosofía se ha mantenido con Federico, ya que Narragansett Creamery compra su leche de 20 a 30 pequeñas granjas familiares en Rhode Island, Connecticut y Massachusetts.

Federico trabajó como contador público certificado en su propia práctica durante varios años antes de hacer el cambio radical de carrera. "No sé si lo llamaría una crisis de la mediana edad", dijo riendo. “Podría haberme divorciado y haberme comprado un deportivo rojo, pero no lo hice. Decidí hacer queso ".

Naragansett Creamery se estableció en 2007 y la compañía comenzó a ganar premios casi de inmediato, incluida la medalla de oro de EE. UU. Por su queso feta en 2007 y el primer lugar en una competencia mundial por su "ricotta renacentista" en 2008. Federico se sentó con The Herald para discutir El incipiente talento gastronómico de Providence y cocinar desde cero en esta última entrega de "At the Table".

Heraldo: ¿Cuál es tu primer recuerdo en la cocina?

Federico: Bueno, puede que no sea exactamente en la cocina, pero mis primeros recuerdos de la comida y la preparación de alimentos serían los de enlatar tomates, enlatar frutas frescas y hacer vino. También crecí con mis padres y un tío cercano que disfrutaba cocinar como pasatiempo, por lo que con la tienda de mi papá dos puertas más abajo, él compraba verduras frescas y preparaba el almuerzo todos los días. Veríamos qué productos traía el agricultor y qué se veía bien, y eso era lo que cocinaríamos para el día.

¿Cuál fue tu comida o comida para ir a la universidad?

Pizza. Fui a la escuela en New Haven, Connecticut, y teníamos algunas pizzerías famosas: Pepe's, Sally's, Modern. Esa era la comida a la que acudir, la cita a la que acudir.

¿Qué es lo que más te gusta cocinar y por qué?

Lo que más me gusta cocinar es una salsa Amatriciana hecha con panceta, cebollas, tomates frescos, aceite de oliva, ajo y toda la pasta. Me encanta usar Daniele Pancetta; Daniele es otro fabricante local aquí mismo.

¿Cuál es tu comida espiritual?

Esto es de inmediato, pero es una sopa abundante que me gusta: una sopa de escarola y frijoles. Me siento bien comiendo las verduras y las verduras.

¿Qué hace de Providence una buena ciudad gastronómica?

Federico: Tenemos la suerte de tener tal talento creativo en esta ciudad entre Brown, RISD y Johnson and Wales University. Hay entusiasmo en torno a la comida y conciencia en torno a la comida.

Pattie: Hay tantos chefs con múltiples talentos que son tan creativos y muy dedicados al uso de productos locales: queso local, carnes locales, verduras locales.

Federico: Creo que también es un consumidor educado que se da cuenta de que lo que comemos es importante. Y la gente se está dando cuenta de lo que le hacen los conservantes a su cuerpo. La gente busca comida más pura. Hay un aprecio por ello, y eso se combina con el talento creativo que está aquí, y funciona.

¿Cómo describiría su filosofía alimentaria?

Comida simple y real. Fuimos afortunados, tanto la familia de Pattie como la mía; crecimos con esa filosofía. Nuestros padres y abuelos hicieron de todo, desde pasta hasta pastel, desde cero. Si queríamos comer pasta esa noche, era, "Aquí está la masa, la harina y el huevo en el medio, haz un poco de pasta". No alimentos en caja. Nos alegra ver que hoy se aprecia eso. No se trata de la conveniencia. Puedo tomar una verdura fresca y cocinarla más rápido de lo que puedes sacar algo de una lata o descongelar.

¿Cómo encaja la comida en una conversación más amplia sobre cultura?

Desde nuestros orígenes, la comida siempre fue la pieza central del día, fue una oportunidad para sentarse. Una comida no se trataba solo de comida, se trataba de comunicación. Cenamos todos los días en nuestra casa con nuestros cinco hijos. Era solo una parte del día, no solo era un momento para comer, sino también un momento para comunicarse.

¿Cuál es tu bocadillo de medianoche favorito?

Federico: Almendras cubiertas de chocolate negro. No soy una persona de dulces y caramelos, pero el chocolate negro, sí. Solo un par al final del día es perfecto.

Esta entrevista ha sido editada para mayor claridad y extensión.

Receta: Asar Queso y Pollo

Pechugas de pollo deshuesadas, cortadas en cubos

Queso para asar a la parrilla Narragansett Creamery, cortado en cubos

Mezcle la salsa de soja, la miel y el vinagre balsámico en un tazón o sartén pequeño y caliente hasta que la miel se derrita. Pase el pollo y el queso para asar en brochetas y rocíe con la salsa. Ase a la parrilla o ase hasta que el pollo esté cocido, rociándolo después de dar la vuelta a las brochetas.

El resumen de una versión anterior de este artículo se refería incorrectamente a Narragansett Creamery como una operación con sede en Connecticut. De hecho, tiene su sede en Rhode Island. El Heraldo lamenta el error.


Una tienda de productos lácteos con sede en Rhode Island obtiene leche de granjas locales y gana premios internacionales

Cortesía de Narragansett Creamery

Los Federicos, fundadores de Narragansett Creamery, se enorgullecen de producir productos lácteos locales, como yogur, queso y pastas para untar.

"Es un trabajo de amor", dijo Mark Federico, quien, junto con su esposa Pattie, es dueño de Narragansett Creamery. Para Federico, la comida es cosa de la familia. A fines de la década de 1940, sus abuelos abrieron uno de los primeros supermercados en Connecticut, y sus padres luego abrieron su propio mercado de productos agrícolas.

“Me gustaría decir que ahí es donde obtuve mi conexión con los agricultores y las raíces, porque tratamos directamente con los agricultores locales. Era una gran cantidad de alimentos locales, y mi conexión con los agricultores comenzó allí ”, dijo. Esta filosofía se ha mantenido con Federico, ya que Narragansett Creamery compra su leche de 20 a 30 pequeñas granjas familiares en Rhode Island, Connecticut y Massachusetts.

Federico trabajó como contador público certificado en su propia práctica durante varios años antes de hacer el cambio radical de carrera. "No sé si lo llamaría una crisis de la mediana edad", dijo riendo. “Podría haberme divorciado y haberme comprado un deportivo rojo, pero no lo hice. Decidí hacer queso ".

Naragansett Creamery se estableció en 2007 y la compañía comenzó a ganar premios casi de inmediato, incluida la medalla de oro de EE. UU. Por su queso feta en 2007 y el primer lugar en una competencia mundial por su "ricotta renacentista" en 2008. Federico se sentó con The Herald para discutir El incipiente talento gastronómico de Providence y cocinar desde cero en esta última entrega de "At the Table".

Heraldo: ¿Cuál es tu primer recuerdo en la cocina?

Federico: Bueno, puede que no sea exactamente en la cocina, pero mis primeros recuerdos de la comida y la preparación de la comida serían enlatar tomates, enlatar frutas frescas y hacer vino. También crecí con mis padres y un tío cercano que disfrutaba cocinar como pasatiempo, por lo que con la tienda de mi papá dos puertas más abajo, él compraba verduras frescas y preparaba el almuerzo todos los días. Veríamos qué productos traía el agricultor y qué se veía bien, y eso era lo que cocinaríamos para el día.

¿Cuál fue tu comida o comida para ir a la universidad?

Pizza. Fui a la escuela en New Haven, Connecticut, y teníamos algunas pizzerías famosas: Pepe's, Sally's, Modern. Esa era la comida a la que acudir, la cita a la que acudir.

¿Qué es lo que más te gusta cocinar y por qué?

Lo que más me gusta cocinar es una salsa Amatriciana hecha con panceta, cebollas, tomates frescos, aceite de oliva, ajo y toda la pasta. Me encanta usar Daniele Pancetta; Daniele es otro fabricante local aquí mismo.

¿Cuál es tu comida espiritual?

Esto es de inmediato, pero es una sopa abundante que me gusta: una sopa de escarola y frijoles. Me siento bien comiendo las verduras y las verduras.

¿Qué hace de Providence una buena ciudad gastronómica?

Federico: Tenemos la suerte de tener tal talento creativo en esta ciudad entre Brown, RISD y Johnson and Wales University. Hay entusiasmo en torno a la comida y conciencia en torno a la comida.

Pattie: Hay tantos chefs con múltiples talentos que son tan creativos y muy dedicados al uso de productos locales: queso local, carnes locales, verduras locales.

Federico: Creo que también es un consumidor educado que se da cuenta de que lo que comemos es importante. Y la gente se está dando cuenta de lo que le hacen los conservantes a su cuerpo. La gente busca comida más pura. Hay un aprecio por ello, y eso se combina con el talento creativo que está aquí, y funciona.

¿Cómo describiría su filosofía alimentaria?

Comida simple y real. Fuimos afortunados, tanto la familia de Pattie como la mía; crecimos con esa filosofía. Nuestros padres y abuelos hicieron de todo, desde pasta hasta pastel, desde cero. Si queríamos comer pasta esa noche, era, "Aquí está la masa, la harina y el huevo en el medio, haz un poco de pasta". No alimentos en caja. Nos alegra ver que hoy se aprecia eso. No se trata de la conveniencia. Puedo tomar una verdura fresca y cocinarla más rápido de lo que puedes sacar algo de una lata o descongelar.

¿Cómo encaja la comida en una conversación más amplia sobre cultura?

Desde nuestros orígenes, la comida siempre fue la pieza central del día, fue una oportunidad para sentarse. Una comida no se trataba solo de comida, se trataba de comunicación. Cenamos todos los días en nuestra casa con nuestros cinco hijos. Era solo una parte del día, no solo era un momento para comer, sino también un momento para comunicarse.

¿Cuál es tu bocadillo de medianoche favorito?

Federico: Almendras cubiertas de chocolate negro. No soy una persona de dulces y caramelos, pero el chocolate negro, sí. Solo un par al final del día es perfecto.

Esta entrevista ha sido editada para mayor claridad y extensión.

Receta: Asar Queso y Pollo

Pechugas de pollo deshuesadas, cortadas en cubos

Queso para asar a la parrilla Narragansett Creamery, cortado en cubos

Mezcle la salsa de soja, la miel y el vinagre balsámico en un tazón o sartén pequeño y caliente hasta que la miel se derrita. Ensarta el pollo y el queso para asar en brochetas y rocía con la salsa. Ase a la parrilla o ase hasta que el pollo esté cocido, rociándolo después de dar la vuelta a las brochetas.

El resumen de una versión anterior de este artículo se refería incorrectamente a Narragansett Creamery como una operación con sede en Connecticut. De hecho, tiene su sede en Rhode Island. El Heraldo lamenta el error.


Una tienda de productos lácteos con sede en Rhode Island obtiene leche de granjas locales y gana premios internacionales

Cortesía de Narragansett Creamery

Los Federicos, fundadores de Narragansett Creamery, se enorgullecen de producir productos lácteos locales, como yogur, queso y pastas para untar.

"Es un trabajo de amor", dijo Mark Federico, quien, junto con su esposa Pattie, es dueño de Narragansett Creamery. Para Federico, la comida es cosa de la familia. A fines de la década de 1940, sus abuelos abrieron uno de los primeros supermercados en Connecticut, y sus padres luego abrieron su propio mercado de productos agrícolas.

“Me gustaría decir que ahí es donde obtuve mi conexión con los agricultores y las raíces, porque tratamos directamente con los agricultores locales. Era una gran cantidad de alimentos locales, y mi conexión con los agricultores comenzó allí ”, dijo. Esta filosofía se ha mantenido con Federico, ya que Narragansett Creamery compra su leche de 20 a 30 pequeñas granjas familiares en Rhode Island, Connecticut y Massachusetts.

Federico trabajó como contador público certificado en su propia práctica durante varios años antes de hacer el cambio radical de carrera. "No sé si lo llamaría una crisis de la mediana edad", dijo riendo. “Podría haberme divorciado y haberme comprado un deportivo rojo, pero no lo hice. Decidí hacer queso ".

Naragansett Creamery se estableció en 2007 y la compañía comenzó a ganar premios casi de inmediato, incluida la medalla de oro de EE. UU. Por su queso feta en 2007 y el primer lugar en una competencia mundial por su "ricotta renacentista" en 2008. Federico se sentó con The Herald para discutir El incipiente talento gastronómico de Providence y cocinar desde cero en esta última entrega de "At the Table".

Heraldo: ¿Cuál es tu primer recuerdo en la cocina?

Federico: Bueno, puede que no sea exactamente en la cocina, pero mis primeros recuerdos de la comida y la preparación de alimentos serían los de enlatar tomates, enlatar frutas frescas y hacer vino. También crecí con mis padres y un tío cercano que disfrutaba cocinar como pasatiempo, por lo que con la tienda de mi papá dos puertas más abajo, él compraba verduras frescas y preparaba el almuerzo todos los días. Veríamos qué productos traía el agricultor y qué se veía bien, y eso era lo que cocinaríamos para el día.

¿Cuál fue tu comida o comida para ir a la universidad?

Pizza. Fui a la escuela en New Haven, Connecticut, y teníamos algunas pizzerías famosas: Pepe's, Sally's, Modern. Esa era la comida a la que acudir, la cita a la que acudir.

¿Qué es lo que más te gusta cocinar y por qué?

Lo que más me gusta cocinar es una salsa Amatriciana hecha con panceta, cebollas, tomates frescos, aceite de oliva, ajo y toda la pasta. Me encanta usar Daniele Pancetta; Daniele es otro fabricante local aquí mismo.

¿Cuál es tu comida espiritual?

Esto es de inmediato, pero es una sopa abundante que me gusta: una sopa de escarola y frijoles. Me siento bien comiendo las verduras y las verduras.

¿Qué hace de Providence una buena ciudad gastronómica?

Federico: Tenemos la suerte de tener tal talento creativo en esta ciudad entre Brown, RISD y Johnson and Wales University. Hay entusiasmo en torno a la comida y conciencia en torno a la comida.

Pattie: Hay tantos chefs con múltiples talentos que son tan creativos y muy dedicados al uso de productos locales: queso local, carnes locales, verduras locales.

Federico: Creo que también es un consumidor educado que se da cuenta de que lo que comemos es importante. Y la gente se está dando cuenta de lo que le hacen los conservantes a su cuerpo. La gente busca comida más pura. Hay un aprecio por ello, y eso se combina con el talento creativo que está aquí, y funciona.

¿Cómo describiría su filosofía alimentaria?

Comida simple y real. Fuimos afortunados, tanto la familia de Pattie como la mía; crecimos con esa filosofía. Nuestros padres y abuelos hicieron de todo, desde pasta hasta pastel, desde cero. Si queríamos comer pasta esa noche, era, "Aquí está la masa, la harina y el huevo en el medio, haz un poco de pasta". No alimentos en caja. Nos alegra ver que hoy se aprecia eso. No se trata de la conveniencia. Puedo tomar una verdura fresca y cocinarla más rápido de lo que puedes sacar algo de una lata o descongelar.

¿Cómo encaja la comida en una conversación más amplia sobre cultura?

Desde nuestros orígenes, la comida siempre fue la pieza central del día, fue una oportunidad para sentarse. Una comida no se trataba solo de comida, se trataba de comunicación. Cenamos todos los días en nuestra casa con nuestros cinco hijos. Era solo una parte del día, no solo era un momento para comer, sino también un momento para comunicarse.

¿Cuál es tu bocadillo de medianoche favorito?

Federico: Almendras cubiertas de chocolate negro. No soy una persona de dulces y caramelos, pero el chocolate negro, sí. Solo un par al final del día es perfecto.

Esta entrevista ha sido editada para mayor claridad y extensión.

Receta: Asar Queso y Pollo

Pechugas de pollo deshuesadas, cortadas en cubos

Queso para asar a la parrilla Narragansett Creamery, cortado en cubos

Mezcle la salsa de soja, la miel y el vinagre balsámico en un tazón o sartén pequeño y caliente hasta que la miel se derrita. Pase el pollo y el queso para asar en brochetas y rocíe con la salsa. Ase a la parrilla o ase hasta que el pollo esté listo, rociándolo después de voltear las brochetas.

El resumen de una versión anterior de este artículo se refería incorrectamente a Narragansett Creamery como una operación con sede en Connecticut. De hecho, tiene su sede en Rhode Island. El Heraldo lamenta el error.


Una tienda de productos lácteos con sede en Rhode Island obtiene leche de granjas locales y gana premios internacionales

Cortesía de Narragansett Creamery

Los Federicos, fundadores de Narragansett Creamery, se enorgullecen de producir productos lácteos locales, como yogur, queso y pastas para untar.

"Es un trabajo de amor", dijo Mark Federico, quien, junto con su esposa Pattie, es dueño de Narragansett Creamery. Para Federico, la comida es cosa de la familia. A fines de la década de 1940, sus abuelos abrieron uno de los primeros supermercados en Connecticut y sus padres luego abrieron su propio mercado de productos agrícolas.

“Me gustaría decir que ahí es donde obtuve mi conexión con los agricultores y las raíces, porque tratamos directamente con los agricultores locales. Era una gran cantidad de alimentos locales, y mi conexión con los agricultores comenzó allí ”, dijo. Esta filosofía se ha mantenido con Federico, ya que Narragansett Creamery compra su leche de 20 a 30 pequeñas granjas familiares en Rhode Island, Connecticut y Massachusetts.

Federico trabajó como contador público certificado en su propia práctica durante varios años antes de hacer el cambio radical de carrera. "No sé si lo llamaría una crisis de la mediana edad", dijo riendo. “Podría haberme divorciado y haberme comprado un deportivo rojo, pero no lo hice. Decidí hacer queso ".

Naragansett Creamery se estableció en 2007, y la compañía comenzó a ganar premios casi de inmediato, incluida la Medalla de Oro de EE. UU. Por su queso feta en 2007 y el primer lugar en una competencia mundial por su "ricotta renacentista" en 2008. Federico se sentó con The Herald para discutir El incipiente talento gastronómico de Providence y cocinar desde cero en esta última entrega de "At the Table".

Heraldo: ¿Cuál es tu primer recuerdo en la cocina?

Federico: Bueno, puede que no sea exactamente en la cocina, pero mis primeros recuerdos de la comida y la preparación de la comida serían enlatar tomates, enlatar frutas frescas y hacer vino. También crecí con mis padres y un tío cercano que disfrutaba cocinar como pasatiempo, por lo que con la tienda de mi papá dos puertas más abajo, él compraba verduras frescas y preparaba el almuerzo todos los días. Veríamos qué productos traía el agricultor y qué se veía bien, y eso era lo que cocinaríamos para el día.

¿Cuál fue tu comida o comida para ir a la universidad?

Pizza. Fui a la escuela en New Haven, Connecticut, y teníamos algunas pizzerías famosas: Pepe's, Sally's, Modern. Esa era la comida a la que acudir, la cita a la que acudir.

¿Qué es lo que más te gusta cocinar y por qué?

Lo que más me gusta cocinar es una salsa Amatriciana hecha con panceta, cebollas, tomates frescos, aceite de oliva, ajo y toda la pasta. Me encanta usar Daniele Pancetta; Daniele es otro fabricante local aquí mismo.

¿Cuál es tu comida espiritual?

Esto es de inmediato, pero es una sopa abundante que me gusta: una sopa de escarola y frijoles. Me siento bien comiendo las verduras y las verduras.

¿Qué hace de Providence una buena ciudad gastronómica?

Federico: Tenemos la suerte de tener tal talento creativo en esta ciudad entre Brown, RISD y Johnson and Wales University. Hay entusiasmo en torno a la comida y conciencia en torno a la comida.

Pattie: Hay tantos chefs con múltiples talentos que son tan creativos y muy dedicados al uso de productos locales: queso local, carnes locales, verduras locales.

Federico: Creo que también es un consumidor educado que se da cuenta de que lo que comemos es importante. Y la gente se está dando cuenta de lo que le hacen los conservantes a su cuerpo. La gente busca comida más pura. Hay un aprecio por ello, y eso se combina con el talento creativo que está aquí, y funciona.

¿Cómo describiría su filosofía alimentaria?

Comida simple y real. Fuimos afortunados, tanto la familia de Pattie como la mía; crecimos con esa filosofía. Nuestros padres y abuelos hicieron de todo, desde pasta hasta pastel, desde cero. Si queríamos comer pasta esa noche, era, "Aquí está la masa, la harina y el huevo en el medio, haz un poco de pasta". No alimentos en caja. Nos alegra ver que hoy se aprecia eso. No se trata de la conveniencia. Puedo tomar una verdura fresca y cocinarla más rápido de lo que puedes sacar algo de una lata o descongelar.

¿Cómo encaja la comida en una conversación más amplia sobre cultura?

Desde nuestros orígenes, la comida siempre fue la pieza central del día, fue una oportunidad para sentarse. Una comida no se trataba solo de comida, se trataba de comunicación. Cenamos todos los días en nuestra casa con nuestros cinco hijos. Era solo una parte del día, no solo era un momento para comer, sino también un momento para comunicarse.

¿Cuál es tu bocadillo de medianoche favorito?

Federico: Almendras cubiertas de chocolate negro. No soy una persona de dulces y caramelos, pero el chocolate negro, sí. Solo un par al final del día es perfecto.

Esta entrevista ha sido editada para mayor claridad y extensión.

Receta: Asar Queso y Pollo

Pechugas de pollo deshuesadas, cortadas en cubos

Queso para asar en crema Narragansett, cortado en cubos

Mezcle la salsa de soja, la miel y el vinagre balsámico en un tazón o sartén pequeño y caliente hasta que la miel se derrita. Pase el pollo y el queso para asar en brochetas y rocíe con la salsa. Ase a la parrilla o ase hasta que el pollo esté cocido, rociándolo después de dar la vuelta a las brochetas.

El resumen de una versión anterior de este artículo se refería incorrectamente a Narragansett Creamery como una operación con sede en Connecticut. De hecho, tiene su sede en Rhode Island. El Heraldo lamenta el error.


Una tienda de productos lácteos con sede en Rhode Island obtiene leche de granjas locales y gana premios internacionales

Cortesía de Narragansett Creamery

Los Federicos, fundadores de Narragansett Creamery, se enorgullecen de producir productos lácteos locales, como yogur, queso y pastas para untar.

"Es un trabajo de amor", dijo Mark Federico, quien, junto con su esposa Pattie, es dueño de Narragansett Creamery. Para Federico, la comida es cosa de la familia. A fines de la década de 1940, sus abuelos abrieron uno de los primeros supermercados en Connecticut y sus padres luego abrieron su propio mercado de productos agrícolas.

“Me gustaría decir que ahí es donde obtuve mi conexión con los agricultores y las raíces, porque tratamos directamente con los agricultores locales. Era una gran cantidad de alimentos locales, y mi conexión con los agricultores comenzó allí ”, dijo. Esta filosofía se ha mantenido con Federico, ya que Narragansett Creamery compra su leche de 20 a 30 pequeñas granjas familiares en Rhode Island, Connecticut y Massachusetts.

Federico trabajó como contador público certificado en su propia práctica durante varios años antes de hacer el cambio radical de carrera. "No sé si lo llamaría una crisis de la mediana edad", dijo riendo. “Podría haberme divorciado y haberme comprado un deportivo rojo, pero no lo hice. Decidí hacer queso ".

Naragansett Creamery se estableció en 2007, y la compañía comenzó a ganar premios casi de inmediato, incluida la Medalla de Oro de EE. UU. Por su queso feta en 2007 y el primer lugar en una competencia mundial por su "ricotta renacentista" en 2008. Federico se sentó con The Herald para discutir El incipiente talento gastronómico de Providence y cocinar desde cero en esta última entrega de "At the Table".

Heraldo: ¿Cuál es tu primer recuerdo en la cocina?

Federico: Bueno, puede que no sea exactamente en la cocina, pero mis primeros recuerdos de la comida y la preparación de alimentos serían los de enlatar tomates, enlatar frutas frescas y hacer vino. También crecí con mis padres y un tío cercano que disfrutaba cocinar como pasatiempo, por lo que con la tienda de mi papá dos puertas más abajo, él compraba verduras frescas y preparaba el almuerzo todos los días. Veríamos qué productos traía el agricultor y qué se veía bien, y eso era lo que cocinaríamos para el día.

¿Cuál fue tu comida o comida para ir a la universidad?

Pizza. Fui a la escuela en New Haven, Connecticut, y teníamos algunas pizzerías famosas: Pepe's, Sally's, Modern. Esa era la comida a la que acudir, la cita a la que acudir.

¿Qué es lo que más te gusta cocinar y por qué?

Mi cosa favorita para cocinar es una salsa Amatriciana hecha con panceta, cebollas, tomates frescos, aceite de oliva, ajo, toda la pasta. Me encanta usar Daniele Pancetta; Daniele es otro fabricante local aquí mismo.

¿Cuál es tu comida espiritual?

Esto es de inmediato, pero es una sopa abundante que me gusta: una sopa de escarola y frijoles. Me siento bien comiendo las verduras y las verduras.

What makes Providence a good food city?

Federico: We are blessed to have such creative talent in this city between Brown, RISD and Johnson and Wales University. There is an excitement around food and an awareness around food.

Pattie: There are so many multi-talented chefs that are just so creative and very dedicated to using local products — local cheese, local meats, local vegetables.

Federico: I think it is an educated consumer, too, that realizes that what we eat is important. And people are realizing what preservatives do to your body. People are looking for purer food. There is an appreciation for it, and that is matched with the creative talent that’s here, and it works.

How would you describe your food philosophy?

Simple, real food. We were fortunate, both Pattie’s family and mine — we grew up with that philosophy. Our parents and grandparents made everything from pasta to cake from scratch. If we wanted to have pasta that night, it was, “Here is the dough, the flour and the egg in the middle, make some pasta.” No boxed foods. We are happy to see that there is an appreciation for that today. It isn’t about the expediency. I can take a fresh vegetable and cook it faster than you can take something out of a can or defrost.

How does food fit into a larger conversation about culture?

From our backgrounds, food was always the centerpiece of the day — it was an opportunity to sit down. A meal wasn’t just about food, it was about communication. We had the daily dinner in our home with our five children. It was just a part of the day — it was not only a time to eat, but also a time to communicate

What’s your favorite midnight snack?

Federico: Dark chocolate-covered almonds. I’m not a sweets and candy person, but the dark chocolate, yes. Just a couple at the end of the day is perfect.

This interview has been edited for clarity and length.

Recipe: Grilling Cheese and Chicken

Boneless chicken breasts, cut into cubes

Narragansett Creamery Grilling Cheese, cut into cubes

Mix the soy sauce, honey and balsamic vinegar in a small bowl or pan and heat until the honey is melted. Thread the chicken and the grilling cheese onto skewers, and baste with the sauce. Grill or broil until the chicken is done, basting after turning the skewers.

The summary deck for a previous version of this article incorrectly referred to Narragansett Creamery as a Connecticut-based operation. In fact, it is based in Rhode Island. The Herald regrets the error.


Rhode Island-based dairy store sources milk from local farms, wins international awards

Courtesy of Narragansett Creamery

The Federicos, founders of Narragansett Creamery, take pride in producing local dairy products, including yogurt, cheese and spreads.

“It’s a labor of love,” said Mark Federico, who, along with his wife Pattie, owns Narragansett Creamery. For Federico, food is all in the family. In the late 1940s, his grandparents opened one of the first supermarkets in Connecticut, and his parents later opened their own produce market.

“I’d like to say that’s where I got my connection with the farmers and the roots, because we dealt directly with local farmers. It was a lot of local foods, and my connection with the farmers began there,” he said. This philosophy has remained with Federico, as Narragansett Creamery purchases its milk from 20 to 30 small, family-run farms in Rhode Island, Connecticut and Massachusetts.

Federico worked as a certified public accountant in his own practice for several years before he made the radical career switch.“I don’t know if you’d call it a mid-life crisis,” he said with a laugh. “I could’ve gotten divorced and bought a red sports car, but I didn’t. I decided to make cheese.”

Naragansett Creamery was established in 2007, and the company began winning awards almost immediately, including the U.S. Gold Medal for its feta in 2007 and first place in a global competition for its “renaissance ricotta” in 2008. Federico sat down with The Herald to discuss Providence’s budding food talent and cooking from scratch in this latest installment of “At the Table.”

Herald: What’s your earliest memory in the kitchen?

Federico: Well, it may not be exactly in the kitchen, but my earliest memories of food and food preparation would be of canning tomatoes, canning fresh fruits and wine-making. I also grew up with my parents and a close uncle of mine who enjoyed cooking as a hobby, and so with my dad’s store being two doors down, he would get the fresh vegetables and cook lunch every day. We would see what produce the farmer brought in and what looked good, and that’s what we would cook for the day.

What was your go-to college food or meal?

Pizza. I went to school in New Haven, Connecticut, and we had some famous pizza restaurants: Pepe’s, Sally’s, Modern. That was the go-to food, the go-to date.

What’s your favorite thing to cook and why?

My favorite thing to cook is an Amatriciana sauce made with pancetta, onions, fresh tomatoes, olive oil, garlic, all over pasta. I love to use Daniele Pancetta — Daniele is another local manufacturer right here.

What’s your spirit food?

This is right off the cuff, but it’s a hearty soup that I like — an escarole and bean soup. I just feel good eating the greens and the vegetables.

What makes Providence a good food city?

Federico: We are blessed to have such creative talent in this city between Brown, RISD and Johnson and Wales University. There is an excitement around food and an awareness around food.

Pattie: There are so many multi-talented chefs that are just so creative and very dedicated to using local products — local cheese, local meats, local vegetables.

Federico: I think it is an educated consumer, too, that realizes that what we eat is important. And people are realizing what preservatives do to your body. People are looking for purer food. There is an appreciation for it, and that is matched with the creative talent that’s here, and it works.

How would you describe your food philosophy?

Simple, real food. We were fortunate, both Pattie’s family and mine — we grew up with that philosophy. Our parents and grandparents made everything from pasta to cake from scratch. If we wanted to have pasta that night, it was, “Here is the dough, the flour and the egg in the middle, make some pasta.” No boxed foods. We are happy to see that there is an appreciation for that today. It isn’t about the expediency. I can take a fresh vegetable and cook it faster than you can take something out of a can or defrost.

How does food fit into a larger conversation about culture?

From our backgrounds, food was always the centerpiece of the day — it was an opportunity to sit down. A meal wasn’t just about food, it was about communication. We had the daily dinner in our home with our five children. It was just a part of the day — it was not only a time to eat, but also a time to communicate

What’s your favorite midnight snack?

Federico: Dark chocolate-covered almonds. I’m not a sweets and candy person, but the dark chocolate, yes. Just a couple at the end of the day is perfect.

This interview has been edited for clarity and length.

Recipe: Grilling Cheese and Chicken

Boneless chicken breasts, cut into cubes

Narragansett Creamery Grilling Cheese, cut into cubes

Mix the soy sauce, honey and balsamic vinegar in a small bowl or pan and heat until the honey is melted. Thread the chicken and the grilling cheese onto skewers, and baste with the sauce. Grill or broil until the chicken is done, basting after turning the skewers.

The summary deck for a previous version of this article incorrectly referred to Narragansett Creamery as a Connecticut-based operation. In fact, it is based in Rhode Island. The Herald regrets the error.


Rhode Island-based dairy store sources milk from local farms, wins international awards

Courtesy of Narragansett Creamery

The Federicos, founders of Narragansett Creamery, take pride in producing local dairy products, including yogurt, cheese and spreads.

“It’s a labor of love,” said Mark Federico, who, along with his wife Pattie, owns Narragansett Creamery. For Federico, food is all in the family. In the late 1940s, his grandparents opened one of the first supermarkets in Connecticut, and his parents later opened their own produce market.

“I’d like to say that’s where I got my connection with the farmers and the roots, because we dealt directly with local farmers. It was a lot of local foods, and my connection with the farmers began there,” he said. This philosophy has remained with Federico, as Narragansett Creamery purchases its milk from 20 to 30 small, family-run farms in Rhode Island, Connecticut and Massachusetts.

Federico worked as a certified public accountant in his own practice for several years before he made the radical career switch.“I don’t know if you’d call it a mid-life crisis,” he said with a laugh. “I could’ve gotten divorced and bought a red sports car, but I didn’t. I decided to make cheese.”

Naragansett Creamery was established in 2007, and the company began winning awards almost immediately, including the U.S. Gold Medal for its feta in 2007 and first place in a global competition for its “renaissance ricotta” in 2008. Federico sat down with The Herald to discuss Providence’s budding food talent and cooking from scratch in this latest installment of “At the Table.”

Herald: What’s your earliest memory in the kitchen?

Federico: Well, it may not be exactly in the kitchen, but my earliest memories of food and food preparation would be of canning tomatoes, canning fresh fruits and wine-making. I also grew up with my parents and a close uncle of mine who enjoyed cooking as a hobby, and so with my dad’s store being two doors down, he would get the fresh vegetables and cook lunch every day. We would see what produce the farmer brought in and what looked good, and that’s what we would cook for the day.

What was your go-to college food or meal?

Pizza. I went to school in New Haven, Connecticut, and we had some famous pizza restaurants: Pepe’s, Sally’s, Modern. That was the go-to food, the go-to date.

What’s your favorite thing to cook and why?

My favorite thing to cook is an Amatriciana sauce made with pancetta, onions, fresh tomatoes, olive oil, garlic, all over pasta. I love to use Daniele Pancetta — Daniele is another local manufacturer right here.

What’s your spirit food?

This is right off the cuff, but it’s a hearty soup that I like — an escarole and bean soup. I just feel good eating the greens and the vegetables.

What makes Providence a good food city?

Federico: We are blessed to have such creative talent in this city between Brown, RISD and Johnson and Wales University. There is an excitement around food and an awareness around food.

Pattie: There are so many multi-talented chefs that are just so creative and very dedicated to using local products — local cheese, local meats, local vegetables.

Federico: I think it is an educated consumer, too, that realizes that what we eat is important. And people are realizing what preservatives do to your body. People are looking for purer food. There is an appreciation for it, and that is matched with the creative talent that’s here, and it works.

How would you describe your food philosophy?

Simple, real food. We were fortunate, both Pattie’s family and mine — we grew up with that philosophy. Our parents and grandparents made everything from pasta to cake from scratch. If we wanted to have pasta that night, it was, “Here is the dough, the flour and the egg in the middle, make some pasta.” No boxed foods. We are happy to see that there is an appreciation for that today. It isn’t about the expediency. I can take a fresh vegetable and cook it faster than you can take something out of a can or defrost.

How does food fit into a larger conversation about culture?

From our backgrounds, food was always the centerpiece of the day — it was an opportunity to sit down. A meal wasn’t just about food, it was about communication. We had the daily dinner in our home with our five children. It was just a part of the day — it was not only a time to eat, but also a time to communicate

What’s your favorite midnight snack?

Federico: Dark chocolate-covered almonds. I’m not a sweets and candy person, but the dark chocolate, yes. Just a couple at the end of the day is perfect.

This interview has been edited for clarity and length.

Recipe: Grilling Cheese and Chicken

Boneless chicken breasts, cut into cubes

Narragansett Creamery Grilling Cheese, cut into cubes

Mix the soy sauce, honey and balsamic vinegar in a small bowl or pan and heat until the honey is melted. Thread the chicken and the grilling cheese onto skewers, and baste with the sauce. Grill or broil until the chicken is done, basting after turning the skewers.

The summary deck for a previous version of this article incorrectly referred to Narragansett Creamery as a Connecticut-based operation. In fact, it is based in Rhode Island. The Herald regrets the error.


Rhode Island-based dairy store sources milk from local farms, wins international awards

Courtesy of Narragansett Creamery

The Federicos, founders of Narragansett Creamery, take pride in producing local dairy products, including yogurt, cheese and spreads.

“It’s a labor of love,” said Mark Federico, who, along with his wife Pattie, owns Narragansett Creamery. For Federico, food is all in the family. In the late 1940s, his grandparents opened one of the first supermarkets in Connecticut, and his parents later opened their own produce market.

“I’d like to say that’s where I got my connection with the farmers and the roots, because we dealt directly with local farmers. It was a lot of local foods, and my connection with the farmers began there,” he said. This philosophy has remained with Federico, as Narragansett Creamery purchases its milk from 20 to 30 small, family-run farms in Rhode Island, Connecticut and Massachusetts.

Federico worked as a certified public accountant in his own practice for several years before he made the radical career switch.“I don’t know if you’d call it a mid-life crisis,” he said with a laugh. “I could’ve gotten divorced and bought a red sports car, but I didn’t. I decided to make cheese.”

Naragansett Creamery was established in 2007, and the company began winning awards almost immediately, including the U.S. Gold Medal for its feta in 2007 and first place in a global competition for its “renaissance ricotta” in 2008. Federico sat down with The Herald to discuss Providence’s budding food talent and cooking from scratch in this latest installment of “At the Table.”

Herald: What’s your earliest memory in the kitchen?

Federico: Well, it may not be exactly in the kitchen, but my earliest memories of food and food preparation would be of canning tomatoes, canning fresh fruits and wine-making. I also grew up with my parents and a close uncle of mine who enjoyed cooking as a hobby, and so with my dad’s store being two doors down, he would get the fresh vegetables and cook lunch every day. We would see what produce the farmer brought in and what looked good, and that’s what we would cook for the day.

What was your go-to college food or meal?

Pizza. I went to school in New Haven, Connecticut, and we had some famous pizza restaurants: Pepe’s, Sally’s, Modern. That was the go-to food, the go-to date.

What’s your favorite thing to cook and why?

My favorite thing to cook is an Amatriciana sauce made with pancetta, onions, fresh tomatoes, olive oil, garlic, all over pasta. I love to use Daniele Pancetta — Daniele is another local manufacturer right here.

What’s your spirit food?

This is right off the cuff, but it’s a hearty soup that I like — an escarole and bean soup. I just feel good eating the greens and the vegetables.

What makes Providence a good food city?

Federico: We are blessed to have such creative talent in this city between Brown, RISD and Johnson and Wales University. There is an excitement around food and an awareness around food.

Pattie: There are so many multi-talented chefs that are just so creative and very dedicated to using local products — local cheese, local meats, local vegetables.

Federico: I think it is an educated consumer, too, that realizes that what we eat is important. And people are realizing what preservatives do to your body. People are looking for purer food. There is an appreciation for it, and that is matched with the creative talent that’s here, and it works.

How would you describe your food philosophy?

Simple, real food. We were fortunate, both Pattie’s family and mine — we grew up with that philosophy. Our parents and grandparents made everything from pasta to cake from scratch. If we wanted to have pasta that night, it was, “Here is the dough, the flour and the egg in the middle, make some pasta.” No boxed foods. We are happy to see that there is an appreciation for that today. It isn’t about the expediency. I can take a fresh vegetable and cook it faster than you can take something out of a can or defrost.

How does food fit into a larger conversation about culture?

From our backgrounds, food was always the centerpiece of the day — it was an opportunity to sit down. A meal wasn’t just about food, it was about communication. We had the daily dinner in our home with our five children. It was just a part of the day — it was not only a time to eat, but also a time to communicate

What’s your favorite midnight snack?

Federico: Dark chocolate-covered almonds. I’m not a sweets and candy person, but the dark chocolate, yes. Just a couple at the end of the day is perfect.

This interview has been edited for clarity and length.

Recipe: Grilling Cheese and Chicken

Boneless chicken breasts, cut into cubes

Narragansett Creamery Grilling Cheese, cut into cubes

Mix the soy sauce, honey and balsamic vinegar in a small bowl or pan and heat until the honey is melted. Thread the chicken and the grilling cheese onto skewers, and baste with the sauce. Grill or broil until the chicken is done, basting after turning the skewers.

The summary deck for a previous version of this article incorrectly referred to Narragansett Creamery as a Connecticut-based operation. In fact, it is based in Rhode Island. The Herald regrets the error.


Rhode Island-based dairy store sources milk from local farms, wins international awards

Courtesy of Narragansett Creamery

The Federicos, founders of Narragansett Creamery, take pride in producing local dairy products, including yogurt, cheese and spreads.

“It’s a labor of love,” said Mark Federico, who, along with his wife Pattie, owns Narragansett Creamery. For Federico, food is all in the family. In the late 1940s, his grandparents opened one of the first supermarkets in Connecticut, and his parents later opened their own produce market.

“I’d like to say that’s where I got my connection with the farmers and the roots, because we dealt directly with local farmers. It was a lot of local foods, and my connection with the farmers began there,” he said. This philosophy has remained with Federico, as Narragansett Creamery purchases its milk from 20 to 30 small, family-run farms in Rhode Island, Connecticut and Massachusetts.

Federico worked as a certified public accountant in his own practice for several years before he made the radical career switch.“I don’t know if you’d call it a mid-life crisis,” he said with a laugh. “I could’ve gotten divorced and bought a red sports car, but I didn’t. I decided to make cheese.”

Naragansett Creamery was established in 2007, and the company began winning awards almost immediately, including the U.S. Gold Medal for its feta in 2007 and first place in a global competition for its “renaissance ricotta” in 2008. Federico sat down with The Herald to discuss Providence’s budding food talent and cooking from scratch in this latest installment of “At the Table.”

Herald: What’s your earliest memory in the kitchen?

Federico: Well, it may not be exactly in the kitchen, but my earliest memories of food and food preparation would be of canning tomatoes, canning fresh fruits and wine-making. I also grew up with my parents and a close uncle of mine who enjoyed cooking as a hobby, and so with my dad’s store being two doors down, he would get the fresh vegetables and cook lunch every day. We would see what produce the farmer brought in and what looked good, and that’s what we would cook for the day.

What was your go-to college food or meal?

Pizza. I went to school in New Haven, Connecticut, and we had some famous pizza restaurants: Pepe’s, Sally’s, Modern. That was the go-to food, the go-to date.

What’s your favorite thing to cook and why?

My favorite thing to cook is an Amatriciana sauce made with pancetta, onions, fresh tomatoes, olive oil, garlic, all over pasta. I love to use Daniele Pancetta — Daniele is another local manufacturer right here.

What’s your spirit food?

This is right off the cuff, but it’s a hearty soup that I like — an escarole and bean soup. I just feel good eating the greens and the vegetables.

What makes Providence a good food city?

Federico: We are blessed to have such creative talent in this city between Brown, RISD and Johnson and Wales University. There is an excitement around food and an awareness around food.

Pattie: There are so many multi-talented chefs that are just so creative and very dedicated to using local products — local cheese, local meats, local vegetables.

Federico: I think it is an educated consumer, too, that realizes that what we eat is important. And people are realizing what preservatives do to your body. People are looking for purer food. There is an appreciation for it, and that is matched with the creative talent that’s here, and it works.

How would you describe your food philosophy?

Simple, real food. We were fortunate, both Pattie’s family and mine — we grew up with that philosophy. Our parents and grandparents made everything from pasta to cake from scratch. If we wanted to have pasta that night, it was, “Here is the dough, the flour and the egg in the middle, make some pasta.” No boxed foods. We are happy to see that there is an appreciation for that today. It isn’t about the expediency. I can take a fresh vegetable and cook it faster than you can take something out of a can or defrost.

How does food fit into a larger conversation about culture?

From our backgrounds, food was always the centerpiece of the day — it was an opportunity to sit down. A meal wasn’t just about food, it was about communication. We had the daily dinner in our home with our five children. It was just a part of the day — it was not only a time to eat, but also a time to communicate

What’s your favorite midnight snack?

Federico: Dark chocolate-covered almonds. I’m not a sweets and candy person, but the dark chocolate, yes. Just a couple at the end of the day is perfect.

This interview has been edited for clarity and length.

Recipe: Grilling Cheese and Chicken

Boneless chicken breasts, cut into cubes

Narragansett Creamery Grilling Cheese, cut into cubes

Mix the soy sauce, honey and balsamic vinegar in a small bowl or pan and heat until the honey is melted. Thread the chicken and the grilling cheese onto skewers, and baste with the sauce. Grill or broil until the chicken is done, basting after turning the skewers.

The summary deck for a previous version of this article incorrectly referred to Narragansett Creamery as a Connecticut-based operation. In fact, it is based in Rhode Island. The Herald regrets the error.


Ver el vídeo: Interviews with Alumni (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Apsel

    En ti, Dios mío, que no me gusta gygygy :)

  2. Avi

    Bravo, esta brillante frase tiene que ser precisamente a propósito

  3. Necage

    De acuerdo, mucho lo bonito.

  4. Beckham

    Pido disculpas, pero, en mi opinión, comete un error. Vamos a discutir. Escríbeme en PM, nos comunicaremos.



Escribe un mensaje